Fue en 1962 cuando comenzó su andadura Gráficas Numancia, una pequeña empresa familiar en sus comienzos, dedicada a las artes gráficas, que, con el devenir de los años, ha sabido adaptarse a las nuevas tecnologías y sobrevivir a los avatares de los tiempos modernos.

De sus actuales instalaciones, en el Polígono Tejerías lo mismo salen unas tarjetas de visita o unas invitaciones de boda, que un lujoso catálogo de alguna relevante exposición. Comenzaron con la tipografía, en su momento incorporaron el offset, pero a sus 47 años de vida, sus responsables continúan cada día con ese trabajo artesano que es para ellos la imprenta, aunque se han dotado de los medios informáticos, de impresión y manipulado que les permite ser totalmente autónomos en su producción, sin tener que depender de otras industrias auxiliares que pudieran condicionar su eficacia.

Todo comenzó cuando un día, Angel Oca Calvo y Pedro Oliván León, que trabajaban en la empresa Gráficas Broquetas decidieron dar el paso y montar una pequeña imprenta en la Avenida de Numancia.

El 1 de febrero de 1962 comenzaron a trabajar en el inmueble de la Avenida de Numancia 40. Las cosas les iban bien, y pasado un año y medio decidieron alquilar la nave adjunta a la imprenta para ampliar sus instalaciones que comenzaban a quedárseles pequeñas. Pidieron los oportunos permisos, les dejaron abrirla y unieron los dos inmuebles.

En 1975 Pedro Oliván dejó la imprenta, y a partir de esas fecha comenzó a llevarla en solitario Angel Oca, aunque un año después se incorporó su hijo Manolo y, en años posteriores su hijo Juanjo, ambos habían pasado ya algunas épocas en la imprenta echando una mano.

Y fueron sus hijos,  cuando al fallecer Angel Oca en 1981, se hicieron cargo de la empresa; pese a su juventud, afrontaron el reto y consiguieron llevar el proyecto adelante, siendo ellos los que la continúan llevándolo en la actualidad

En 1998, ante la demanda de sus servicios y viendo que el inmueble de la Avenida de Numancia se les había quedado ya pequeño, no permitiendo incorporar los nuevos equipamientos necesarios para el desarrollo de su actividad,  decidieron dar el salto al Polígono Tejerías, a una nave mas espaciosa y moderna, donde están en la actualidad en la calle Los Huertos.

En cuanto a maquinaria Gráficas Numancia ha ido evolucionando con los tiempos para estar siempre a la última. En 1962 comenzaron con dos Minervas a motor completamente manuales, eran los tiempos de la tipografía. Después a sus talleres llegó una Mercedes automática, máquina puntera en aquella época y que estaba muy de moda en la industria. Años más tarde, dieron un salto importante,  incorporando una Heildelberg alemana de aspas, automática.

Pasaban los años y el offset, llegó a Gráficas Numancia. La primera máquina de offset la compraron estando todavía en la Avenida de Numancia, fue una máquina adquirida en una subasta, con la que comenzaron a familiarizarse con esta nueva tecnología. A partir de ahí fueron dando pasos en el mundo del offset. Incorporaron una GTO de un color, y en el traslado al Polígono Tejerías incorporaron una máquina ya de dos colores, y en el año 2005 contaban con otra nueva máquina de dos colores, mucho más automatizada que la anterior.

En 1991, ante las limitaciones que muchas veces tenían por depender de diversas industrias auxiliares, habitualmente ubicadas en otras ciudades, para la preparación de clichés, trabajos de manipulado, etc, y el  aumento de la demanda de sus trabajos, en muchos casos “para ayer”, decidieron que tenían que hacerse cada vez más autónomos para satisfacer mejor a sus clientes. Invirtieron en ordenadores para el diseño, algo nuevo para la empresa que, hasta entonces, tenían que  mandar hacer a Logroño. Más tarde compraron una filmadora,  de esa manera agilizaban sus trabajos y no lo sacaban fuera de sus talleres. En el año 2007 incorporan un CTP o directo a plancha que pasa directamente del ordenador, una vez que el diseño del trabajo esta hecho, a la plancha sin tener que hacer fotolitos, un beneficio para el medio ambiente ya que no se generan residuos de revelador, fijador ni plástico.

Asimismo se equiparon con equipos de manipulado y acabado que les permiten cerrar totalmente el proceso para la confección de revistas y catálogos

En la actualidad, Gráficas Numancia, junto a un magnifico equipo de diseño,  dispone de cinco cuerpos de impresión de offset, un tren de alzado, plegadoras, cosedoras, y personal especializado en todas las líneas de fabricación.

Tienen clientes de Calahorra, la comarca y alguno de mucho más lejos, y pueden presumir de que tienen clientes que le son fieles desde que comenzaron hace ahora 47 años. En sus talleres se edita por completo  cada semana  La Brújula, “La Guía de Calahorra” que ya ha cumplido 20 años.

Esta es una breve reseña de la andadura de una pequeña industria familiar que ha sabido adaptarse a los tiempos, desarrollándose sin perder de vista sus raíces.

Principal.html
Procesos.html
Contacto.html